“Tú que eres una pilera…!”

{image}http://eldia.co/images/stories/110211/01.jpg{/image}Fue la frase que uso la Jefe de los Servicios de Salud LILIANA BONILLA para encargar la tercerización de los ervicios de odontología y laboratorio clínico de la Policlínica de Barrancabermeja. Así lo debeló un correo electrónico enviado a uno de sus subalternos que fue presentado públicamente como denuncia por la UNIÓN SINDICAL OBRERA en una reunión sostenida con la administración de ECOPETROL, el personal de odontología y miembros del sindicato petrolero.

En una reunión efectuada el día de 10 de febrero, fecha en la que precisamente la USO conmemoraba 88 años de su existencia, la Dra. BONILLA señaló que no existía ningún estudio tendiente a la privatización de los servicios de odontología y laboratorio clínico. Minutos después, y al mejor estilo del reciente escándalo del wikileaks, miembros de la USO, con presentación visual, enseñaron documentos, correos y estudios adelantados por la administración de ECOPETROL S.A. con la cual pretenden entregar a terceros los servicios de odontología y laboratorio.

“En una empresa que se quiere generar confianza, a partir de una política de chantaje y rehenes, la administración de ECOPETROL S.A. miente cínicamente sin sonrojarse”. Señaló EDWIN PALMA EGEA, Vicepresidente de la USO Barrancabermeja presente en la reunión.

El estudio señalaba por ejemplo que unos de los impactos negativos de la iniciativa era un posible conflicto sindical y un deterioro del clima laboral. Así mismo el estudio arrojó que al tercerizar la empresa se ahorraría un 52% de dinero pues precarizaría las condiciones laborales de los trabajadores tal y como lo hizo en su momento con el servicio de Urgencias que fue contratado inicialmente con una Cooperativa de Trabajo Asociado.

“Todos los beneficiarios del régimen exceptuado de salud que tenemos los trabajadores, pensionados y familiares de ECOPETROL debemos rodear al sindicato en torno a la defensa de lo pactado en la convención colectiva de trabajo. No solo movilizaremos a los usuarios, sino que iniciaremos las acciones jurídicas necesarias para evitar el desmonte total de nuestros servicios médicos.” Señaló PALMA.

“Ya uno no puede ni creer en los altos jefes, ellos dicen una cosa y las pruebas muestran otra” dijo un trabajador que pidió reserva de su nombre por miedo a represalias.