Tutela contra llamados de atención

{image}http://eldia.co/images/stories/logos/uso.jpg{/image}Señor
JUEZ CONSTITUCIONAL DE TUTELA – Reparto
E    S    D

Cordial saludo,

EDWIN PALMA EGEA
, identificado como aparece al pie de mi firma, me dirijo a su despacho a fin de interponer acción de tutela en contra de ECOPETROL S.A. por violación a mis derechos fundamentales al debido proceso, al buen nombre, al trabajo en condiciones dignas y justas y al habeas data conforme los siguientes,

HECHOS

1.Con ocasión al paro de 24 horas convocado por la UNIÓN SINDICAL OBRERA DE LA INDUSTRIA DEL PETROLEO la administración de ECOPETROL S.A. me envió una carta de llamado de atención o “carta de prevención” el día 3 de agosto de 2011, carta que me rehusé a recibir

2.El día 10 de noviembre la administración de ECOPETROL S.A. me envió carta de prevención o carta de llamado de atención por otro paro convocado por la USO el día 9 de noviembre.

3.De todas formas, ECOPETROL S.A. me ha advertido que si me pasan otra carta de prevención en el transcurso de un año, será justa causa para dar por terminado el contrato de trabajo, situación que además de atentar contra el debido proceso, la contradicción, la defensa, se constituye en una persecución laboral y una violación al derecho al trabajo en condiciones dignas y justas.

4.ECOPETROL S.A. manifiesta que su proceder está amparado en el Reglamento Interno de trabajo que contraviene normas legales y constitucionales como lo advertiría la misma administración de ECOPETROL en memorando interno del día 4 de marzo de 2005 donde se ordenó a todos los jefes abstenerse de enviar cartas de prevención por desconocer la constitución y la ley.

5.Esas cartas se me han pasado sin aplicar el debido proceso establecido en la convención colectiva de trabajo, articulo 86 concordante con el artículo 29 de la constitución política de Colombia y el articulo 115 del Código Sustantivo del Trabajo, violando abiertamente el derecho fundamental al debido proceso, al no permitirme presentar en descargos las razones que pueden justificar mi conducta.

6.Esas cartas que reposan en mi hoja de vida (o en cualquier otro archivo) atentan contra mi derecho al buen nombre y al derecho fundamental al habeas data, susceptibles de protección mediante acción de tutela.

7.El  artículo 78 No. 3 del Reglamento Interno de Trabajo de ECOPETROL S.A

“Art. 78  Se considera como faltas graves imputables al trabajador para los efectos previstos en el literal a) No. 6 del Artículo 7 del Decreto 2351 de 1965, o las normas que la modifiquen, adicionen o reforme, las siguientes:
(…)
3.- Cuando dentro del término de un (1) año, acumule tres o más cartas de prevención o llamadas de atención, por el incumplimiento de sus obligaciones laborales, contractuales o reglamentarias.”

8.Pese a que las normas que inspiraron la decisión de ECOPETROL en el año 2005 están vigentes, ECOPETROL 6 años después revive las cartas de atención con el propósito de amilanar a los trabajadores a través de estás, pese a que la Corte Constitucional ha señalado que los llamados de atención que se acumulan están proscritos por el ordenamiento jurídico colombiano como se verá.

PETICIÓN DE TUTELA

Conforme a lo relatado, solicito respetuosamente al Juez de tutela se sirva ORDENAR a la autoridad demandada abstenerse de acumular las cartas de prevención y revocarlas de forma INTEGRAL de mi historia laboral y de cualquier otro archivo conforme a lo señalado por la Corte Constitucional en sentencias C-1076/02 y T-735/04 ambas con ponencia de la Dra. CLARA INES VARGAS HERNANDEZ. De la misma manera ordenar a la autoridad accionada, se abstenga de enviar cartas de llamados de atención al suscrito trabajador por ser contrarias a la constitución y a la ley.

PRECEDENTES JUDICIALES

Este problema jurídico fue resuelto ya por la Honorable Corte Constitucional en sede de tutela en la sentencia T-735/04 de la siguiente forma y en tratándose de SERVIDORES PUBLICOS como acontece en el presente caso.

El problema jurídico que se planteó la sala novena de decisión en esa sentencia fue el siguiente:

“La Sala Novena de Revisión debe establecer si el llamado de atención por medio escrito realizado al accionante por su superior jerárquico vulneró su derecho fundamental al debido proceso.  Para ello habrá de determinarse si tal llamado de atención se encontraba prohibido en virtud de la declaración de inexequibilidad de algunos apartes del artículo 51 de la Ley 734 de 2002.“

Así mismo la Corte Constitucional en sentencia C-1076/2002 que tiene efectos erga omnes y que debe ser acatada conforme al artículo 243  constitucional, concluyo que:

“Para el efecto, esta Corporación precisó que la norma en cuestión, se refiere al acaecimiento de conductas de menor entidad o que contrarían en menor grado el orden administrativo al interior de cada dependencia, y que no tienen la potencialidad de afectar sustancialmente los deberes funcionales que le han sido impuestos al funcionario público. Partiendo de lo anterior, consideró que resultaban contrarios a la Constitución Política los llamados de atención que se realizaran de manera escrita, la anotación de los mismos en la hoja de vida del funcionario y la iniciación de una “formal actuación disciplinaria” en su contra cuando éste reiterara tales actuaciones”

“En ese marco si se trata de una actuación sin formalismos procesales, no se advierte motivos para que el llamado de atención sí se rodee de los mismos, al consignarse por escrito pues tal decisión debe obedecer a la misma lógica de la actuación que le precedió. No puede discutirse que un llamado de atención afecte la hoja de vida del servidor y por ello se opone a la finalidad de la norma y a su cumplimiento mediante actuaciones desprovistas de  solemnidad alguna. Por este motivo, se declarará la inexequibilidad de la expresión “por escrito” que hace parte del inciso primero del artículo 51”.

Si la misma sentencia señaló que los llamados de atención SI AFECTAN LA HOJA DE VIDA DEL TRABAJADOR por lo tanto los proscribió, ¿por qué habría de permitírsele a la autoridad demandada en esta ocasión ACUMULARLAS para después castigar con el despido a un servidor público?

Nótese que frente a la reincidencia de una conducta, la misma Corte se refirió en el mismo pronunciamiento así:

“La regla de derecho que se analiza pierde de vista que la suma de actos irrelevantes, desde el punto de vista de la ilicitud sustancial disciplinaria, es también irrelevante y que por ello con la sola reiteración de actos de esa índole no puede promoverse investigación disciplinaria alguna. Hacerlo implicaría generar un espacio para que al servidor se le reproche una falta disciplinaria a sabiendas de que en su obrar no concurre el presupuesto material de todo ilícito de esa naturaleza. Entonces, como no se satisface el presupuesto sustancial de la imputación disciplinaria, la Corte retirará del ordenamiento jurídico el inciso tercero del artículo 51 de la Ley 734 de 2002”.

Si la misma ley disciplinaria establece la imposibilidad de generar actuación disciplinaria alguna por la reincidencia conforme a lo prescrito, ¿Cómo es posible que se pueda con la reincidencia de un llamado de atención terminar el contrato de trabajo de un trabajador que no ha sido sancionado ni siquiera escuchado en descargos?

En la sentencia T-735/04 pese a haberse declarado el hecho superado la Corte Constitucional, quizá en el único antecedente sobre la materia precisó sobre el tema que ahora nos ocupa así:

“No obstante, la Sala considera necesario hacer algunas breves consideraciones respecto a la alegada vulneración del derecho al debido proceso del accionante.  En efecto, esta Sala encuentra que efectivamente existió vulneración de su derecho fundamental al debido proceso por parte de la Dirección de Servicios Generales del Comando de la Armada Nacional, por cuanto le realizó un llamado de atención por escrito respecto de una conducta de menor entidad que no afectaba sustancialmente sus deberes funcionales. Esta posibilidad no está permitida por el ordenamiento legal vigente, pues fue sido suprimida del mismo al ser declarada inconstitucional, mediante sentencia C-1076/02 (M.P. Clara Inés Vargas Hernández.)”

La Corte Constitucional, atendió lo dispuesto por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia en sentencia de 28 de enero de 2004 donde se resolvió revocar el fallo impugnado y en su lugar amparar los derechos fundamentales al debido proceso y defensa del accionante.  En consecuencia, ordenó a la entidad accionada que suprimiera en forma absoluta de todo archivo de la Armada Nacional la “señal” No. 061545 DISEG de octubre/03, a través de la cual se hizo un llamado de atención al señor Dionisio Correa Maza.

RELACIÓN DE PUEBAS

Solicito al señor Juez Constitucional se sirva ordenar a la autoridad accionada incorporar como pruebas los dos llamados de atención que se ACUMULAN y la “advertencia” que al tercero se configurar causal para terminar el contrato de trabajo con justa causa

Así mismo se sirva tener como prueba la copia simple del Memorando o acto administrativo donde la misma empresa admitió la ilegalidad e inconstitucionalidad de los llamados de atención o cartas de prevención desde el año 2005 decisión que ahora se niega atender. (Solicitar a la autoridad accionada)

Adjunto derecho de petición donde solicito la revocatoria de esos llamados de atención y la ilegal respuesta de la autoridad accionada.

NOTIFICACIONES

El suscrito trabajador, la recibirá en la Carrera 11 Avenida Ferrocarril Esquina. B. Olaya Herrera. 6224424

A la empresa accionada, en el Barrio 25 de Agosto bloque 4, Vicepresidencia de Talento Humano.

JURAMENTO

Manifiesto bajo la gravedad de juramento que por los mismos hechos no he promovido acción judicial diferente a la presente

Respetuosamente,


EDWIN PALMA EGEA
CC. 80203409 Bogotá

Anexo: Copia para archivo, copia para traslado y lo anunciado en el acápite de pruebas

Descargar documento en formato PDF.