Un logro de la USO: Ministerio multa con $606 millones a Ecodiesel y la obliga a negociar convención colectiva para un solo trabajador

{image}http://imagen.eldia.co/cache/uso/mesa-de-revision-de-la-convencion-colectiva-2012/img_0816_595.jpg{/image}Ecodiesel Colombia S.A. es una empresa que produce combustible diesel a partir de aceite de palma. Su planta de producción, donde trabajan 140 obreros (la mitad con vinculación directa y el resto contratistas) , está ubicada en el interior de la refinería de Barrancabermeja, como quiera que Ecopetrol detenta el 50% de su propiedad, mientras que la otra mitad es de propiedad privada, pertenece a las 7 más grandes empresas palmicultoras del Magdalena Medio.

Pues bien, como buena “hija” de Ecopetrol y del empresariado palmicultor, Ecodiesel S.A. es una empresa que desde que se creó, hace dos años, ha tratado de imponer su política antisindical, mediante el bloqueo permanente de la libertad de asociación, el acoso laboral y el despido de los trabajadores que se han atrevido a sindicalizarse. Incluso se da el “lujo” de no permitir el ingreso a sus instalaciones de funcionarios de inspección del Ministerio del Trabajo, lo que en opinión de la USO configura un delito.

Esta conducta antisindical ya le valió a Ecodiesel una multa de $40 millones por parte del Ministerio de Trabajo, por violar los topes de jornada máxima de trabajo. Y ahora le vuelve a costar más caro: la multa por $606´369.000 que le aplicó el Ministerio el 13 de noviembre pasado, por negarse a negociar el pliego de peticiones que en el mes de abril le presentó la Unión Sindical Obrera (USO). Esta última tiene base jurídica en el Art. 433 del C.S del T., que obliga al Ministerio a imponer sanciones de 5 a 10 salarios mínimos por cada día que una empresa se retarde en iniciar la negociación de un pliego petitorio. En este caso le aplicó la sanción más baja permitida por la ley.

El pliego presentado por la USO contempla, entre otros puntos, el reconocimiento de la organización sindical, garantías para el ejercicio de la actividad sindical y estabilidad laboral.

Sólo que la convención colectiva apenas beneficiará a un solo trabajador, el único que quedó luego de que los demás afiliados al sindicato renunciaran al mismo, bien porque la empresa arregló con ellos mediante dádivas y prebendas, o bien porque los despidió.  

Cómo se llegó a esta insólita situación

Según lo explicó a esta Agencia de Información el presidente de la USO Seccional Barrancabermeja, Edwin Palma Egea, a esta situación se llegó por pasos.

El primer paso se dio en el mes de abril, cuando el sindicato rompió la prevención que tenía para afiliar trabajadores de Ecodiesel, dado el carácter tan “rabiosamente” antisindical de esta empresa, y decidió afiliar a los cinco que lo solicitaron. Una vez hecha su afiliación procedió a presentar pliego de peticiones para negociar una convención colectiva para ellos.

Entonces la reacción de la empresa no se hizo esperar. Ecopetrol, el socio mayoritario de Ecodiesel, decidió vincular directamente a su nomina a uno de los 5 trabajadores a cambio de su renuncia al sindicato, otros dos recibieron dinero y dadivas a cambio de lo mismo, y los dos que no aceptaron esas condiciones y siguieron fieles al sindicato, fueron despedidos. Uno de ellos, Jimmy Gabriel Anaya, demostró que fue un despido injusto y logró su reintegro mediante acción de tutela, y será el único beneficiario de la convención colectiva que, por orden del Min-Trabajo, Ecodiesel deberá negociar con la USO.

Pero hoy Jimmy Gabriel vive abrumado por los acosos de la empresa, que no le permite entrar a la planta, no le da funciones ni horarios fijos, le quitó la alimentación y le prohibió parquear su vehículo en el patio de la empresa. Además ha atacado a la USO con tutelas, denuncias penales y querellas, especialmente contra el presidente de la Seccional Barranca, por supuesto “sabotaje, daño en bien ajeno, injuria, calumnia y coartación al derecho del trabajo”.

Si bien Ecodiesel tiene todavía los recursos de ley para impugnar la sanción, el sindicato espera que ésta finalmente quede ejecutoriada, se inicie la negociación del pliego y la empresa pague la multa. Es más, Edwin Palma considera que por ser una empresa con participación accionaria de Ecopetrol, los entes de control del Estado deberían estudiar el detrimento patrimonial que está generando la política antisindical que a su interior se ha trazado.

“Por ahora Ecopetrol guarda un silencio cómplice. Pero la discusión sigue y como sindicato y estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias. En los próximos días llevaremos el caso a las instancias internacionales”, señaló Palma.

Consideró también que, por efecto de la negociación del pliego, se podría iniciar una tarea de fortalecimiento del sindicato en Ecodiesel, toda vez que si logran que éste sea reconocido, la USO podrá hacer allí un trabajo de convencimiento y afiliación. Porque hasta ahora a los directivos sindicales les es prohibido ingresar. Ese es el reto de la USO en Ecodiesel.