USO consigue compromisos de instituciones estadounidenses

{image}http://lh5.googleusercontent.com/-tmSHEv5IstA/UxX417zIZ4I/AAAAAAAAF6o/nCeuwzQRHN0/s720/uso.jpg{/image}La semana pasada, una comisión de la USO nacional, encabezada por su presidente Edwin Castaño, desarrolló una agenda en Washington, realizando acercamientos con los sindicatos de Estados Unidos

y más exactamente con la central Sindical de ese país, la AFL – CIO.

Estuvieron reunidos con varios congresistas estadounidenses y el asesor para América Latina, especialmente para Colombia, del vicepresidente Joe Bidden; también con ONGs y otro tipo de organizaciones.

Uno de los temas especiales en discusión fue el plan de acción Obama- Santos. “Allá tienen una visión diferente de lo que está sucediendo acá. Creen que todo es un paraíso”, refiere Castaño. Esta temática también entró a colación en un encuentro con el Departamento de Estado, el Departamento de Comercio y con la Oficina de Labores (el equivalente al Ministerio del Trabajo), en la cual la USO comprobó que tenían una radiografía diferente de la situación.

Ante esto, la comisión dejó en claro que en Colombia no se están cumpliendo ciertos puntos pactados por los dos gobiernos, como sucede con la judicialización sindical, los vetos laborales o la muerte laboral que ha dado Pacific Rubiales y otras empresas a varios trabajadores.

Otro  tema, que no podía faltar, fue la criminalización de la protesta y la persecución hacia la USO. Así mismo, la comisión se dirigió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para pedir medidas cautelares en relación con una demanda instaurada por la empresa norteamericana CB&I y en la cual la Corte cerró prácticamente todas las puertas a la USO.

Las entidades norteamericanas se mostraron especialmente interesadas en conocer la posición de la USO acerca del proceso de paz. “Fue un mensaje muy claro que le dimos a todas las instituciones y sobre todo el apoyo que vamos a recibir, porque la USO volverá a Campo Rubiales. No damos fechas pero vamos a llegar con  un protectorado internacional. A este caso de Colombia le pusieron demasiada atención y nos van a hacer el acompañamiento que los trabajadores están requiriendo en Campo Rubiales. Regresamos con muchos compromisos de parte de estas instituciones”, finalizó Castaño.