USO, pacific rubiales y gobierno acuerdan iniciar negociaciones

{image}http://www.eldia.co/images/stories/logos/uso.jpg{/image}Informamos a los trabajadores y a la opinión pública en general que luego de intensas conversaciones con el Gobierno Nacional, la Empresa Pacific Rubiales Energy (PRE) y la CUT, se logró llegar a un acuerdo en el que las partes establecen una mesa de negociación, complementaria a la mesa laboral de Puerto Gaitán, para abordar la problemática específica que motivó la protesta de los trabajadores en Campo Rubiales y Campo Quifa. La mesa se instaló el día 21 de septiembre y continuará sesionando hasta por un mes, lapso en el cual las partes deberán buscar solución a los problemas planteados.

La mesa estará conformada por representantes de: Pacific Rubiales Energy;  contratistas y subcontratistas de PRE; Gobierno Nacional; la CUT; la USO y representantes de los trabajadores de Campo Rubiales y uno de Puerto Gaitán. La mesa abordará prioritariamente los siguientes aspectos:

Salarios y prestaciones de los trabajadores al servicio de PRE, tanto directos, como de contratistas y subcontratistas; Garantías para el libre ejercicio de asociación sindical; seguimiento a la vinculación de mano de obra del municipio de Puerto Gaitán; Duración y naturaleza de los contratos de trabajo; Población en condición de debilidad manifiesta (despedidos: incapacitados, mujeres en embarazo; lisiados y otros); Reintegro de trabajadores de empresas contratistas que fueron desvinculado después del 19 de julio de 2011, en el que se verifique que el motivo de terminación del contrato no correspondió a la terminación real de la obra o labor contratada.

La Unión Sindical Obrera USO, siempre ha privilegiado el diálogo productivo para la solución de los conflictos, infortunadamente la actitud de las empresas operadoras de no atender las reclamaciones de los trabajadores ni de las comunidades, ha llevado a que se realicen protestas, las cuales han sido fuertemente reprimidas por la fuerza pública, desencadenando en choques y descontento por parte de las comunidades donde se desarrolla la explotación petrolera.

Esperamos que esta mesa arroje resultados positivos y permita un nuevo relacionamiento entre las empresas, los trabajadores y las comunidades en las regiones petroleras.